Salmón con noodles, tortilla y más…

Ingredientes:
450g de Salmón
3 Huevos
125g de Noodles
1 Cucharada de Jengibre
2 Cucharadas de Cilantro
Salsa de Soja
2 Zanahorias
1 Cebolla mediana
Pimienta negra molida
Sal
Aceite de Sésamo
Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación:
Comenzaremos aliñando el salmón. En una bolsa de congelación pondremos el salmón sin amontonar, lo bañaremos con un buen chorreón de salsa de soja. Cerraremos y reposaremos en el frigorífico.

En una olla pondremos agua al fuego, cuando rompa a hervir apartaremos y sumergiremos los noodles durante 5 minutos, según indicaciones del paquete.

En una sartén de 26 o 28 cm untada de aceite haremos las tortillas. Batiremos los 3 huevos con 1 cucharada de salsa de soja y los dividiremos en dos, para hacer dos tortillas. Reservaremos en un plato. Cuando se enfríen las cortaremos con la tijera en tiras. Reservaremos. 

En la misma sartén saltearemos, con un poco de aceite de oliva, la cebolla cortada en juliana fina y las zanahorias peladas y cortadas finas con el pela-patatas. Las saltearemos unos minutos a fuego fuerte sin dejar de remover. Nos deben quedar al dente. Durante el salteado, casi al final le añadiremos 3 cucharadas de salsa de soja. Removeremos para que se mezcle. Reservaremos en un plato.

En la misma sartén untada de aceite asaremos «bien doradito» el salmón. Lo cortaremos en tiras sin cortar la piel y lo asaremos a fuego medio-alto comenzando por el lado de la piel. Cuando le demos la vuelta, le quitaremos la piel churruscada y la desecharemos. Reservaremos en el plato de las zanahorias.

Seguiremos con la misma sartén, le pondremos 2 cucharadas de Aceite de oliva y 1 cucharada de aceite de sésamo. Verteremos los noodles escurridos junto con 1 cucharada de jengibre,  2 cucharadas de cilantro, 4 cucharadas de salsa de soja y un toque de pimienta negra. Saltearemos a fuego medio-bajo, removiendo para que se mezclen bien las especias con los noodles. Probaremos de sal por si tuviéramos que corregir y apartaremos.

Añadiremos la tortilla, el salteado de las zanahorias y el salmón, que habremos troceado antes de incorporarlo. Removeremos.

Listo, a emplatar y a comer.

Es un plato que mantiene su textura durante dos o tres días si nos sobra. Yo suelo hacer el doble para que nos sobre para otro día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s