Calabacines rellenos de verduras al vino fino

Ingredientes:
4 Calabacines pequeños
½ Cebolla
3 Tomates de pera
100 ml de vino Fino
½ Pimiento rojo
8 Lonchas de queso Gouda
Pimienta negra molida
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación:
Comenzaremos cociendo los calabacines enteros con piel y bien lavados durante 10 minutos. Escurriremos y reservaremos en un plato para que se templen.

Picaremos la cebolla pequeñita. La saltearemos en una olla a fuego medio con un poco de aceite y sal hasta que nos quede transparente.

Mientras cortaremos el pimiento rojo en tiras cortas, de aproximadamente 1 cm de grosor. Lo añadiremos al salteado. Removeremos.

Ahora pelaremos los tomates y los cortaremos en cuatro a lo largo y en tiras. También los echaremos al salteado.

El siguiente paso es cortar los calabacines en dos a lo largo. Los vaciaremos con una cucharilla dejando un grosor de 1-2 cm. Tendremos cuidado de no romper la piel y los extremos, que harán de tope para que el relleno no se salga . Escurriremos un poco la pulpa y la añadiremos al salteado. Le daremos un toque de pimienta negra y sal.

Los cocinaremos durante 5 minutos.

Añadiremos el vino y lo dejaremos reducir a fuego medio aproximadamente 10 minutos para evaporar el alcohol y reducir los líquidos. Reservaremos en un bol.

En cada barquita de calabacín, en el fondo, pondremos media loncha de queso gouda. Lo llenaremos con el salteado casi hasta el borde y taparemos con la otra media loncha. Decoraremos con tiras de pimiento rojo, como en la foto. Así haremos con todas las barquitas de calabacín. Las iremos reservando en un plato.

El sobrante del relleno lo trituraremos con la batidora añadiéndole un poquito de agua. El resultado debe ser espeso. Lo pondremos cubriendo el fondo de la olla en la que hicimos el salteado. Encima “con mimo” pondremos los calabacines rellenos. Taparemos y los pondremos a fuego bajo durante 5-7 minutos. Con el calor que se acumulará, el queso se fundirá estando la olla bien tapada.

Nota:
También podemos terminarla en el horno, dándole un ligero toque dorado, aunque tardará un poco más en hacerse.
Este plato admite el poder hacerlo de víspera y calentar individualmente en el microondas, dos puntos por debajo de la potencia máxima (900W) durante 1 minuto 40 segundos aproximadamente. También admite congelación.

El vino realzará el sabor de nuestras verduras en el salteado, mientras el quesito fundido lo convierte en un bocado cremoso, suave y delicado… Para disfrutar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s