Berenjenas salteadas con gambas y más

Ingredientes:(para 4 Personas)
2 Berenjenas
2 Cebolletas
150g Gamba arrocera pelada
3 Tomates de pera
75 ml de vino blanco
2 Cucharadas de Piñones
Ajo granulado
Pimienta negra molida
Albahaca seca
Orégano seco
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación:
Comenzaremos descongelando las gambas y pelándolas. Reservaremos en un bol.

Lavaremos las berenjenas, desecharemos los extremos y las cortaremos a taquitos sin quitarles la piel.

Pelaremos y picaremos las cebolletas pequeñitas. Las echaremos en una sartén junto con las berenjenas. Reservaremos.

Lo siguiente será pelar los tomates, después los cortaremos en cuatro a lo largo y a rodajas. Reservaremos en un plato.

Ahora comenzaremos el salteado. Echaremos un poco de aceite y sal en la sartén donde tenemos las berenjenas con las cebolletas. Las cocinaremos a fuego medio durante 7 minutos aproximadamente o hasta que se pongan tiernas (cambiando de color). No os olvidéis de remover de vez en cuando para que no se pegue.

Añadiremos los tomates al salteado, un toque de pimienta negra molida, otro de albahaca seca y de orégano seco. Los cocinaremos durante 15 minutos.

Echaremos el vino, bajaremos un poco el fuego y lo reduciremos durante 5 minutos. Apartaremos.

En otra sartén echaremos los piñones para dorarlos ligeramente. Tendremos cuidado, ya que se tuestan rápidamente. Reservaremos en un plato.

En la misma sartén, con un poco de aceite, saltearemos las gambas durante 2 minutos a fuego fuerte. Las echaremos al salteado junto con los piñones y removeremos para que se repartan bien.

No os olvidéis de corregir de sal.

Al emplatar lo terminaremos con el ajo granulado, nos dará un suave toque final. Listo y a comer.

Nota:
Opcionalmente, podemos acompañar nuestro plato con unas rebanadas de pan frito. También podemos añadirle unas lonchas de queso, tipo sabanitas, 1 por comensal y fundirlo durante un minuto a fuego medio-bajo, justo antes de emplatar. El queso aumentará la cremosidad de este plato.

La reducción del vino le da a nuestras verduras un saborcito curioso. Por eso es importante usar un vino de cierta calidad, por ejemplo un vino fino que suele costar poco más de dos euros. Un vino que nos servirá lo mismo para dar sabor a nuestros platos como para tomarnos una copita llegado el momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s